¿Por qué la carne cruda es buena para mi perro?

La naturaleza no se equivoca… ¿Sabías que los perros comparten el 99% de sus genes con los lobos? Así es y por lo tanto su dieta siempre ha sido a base de carne…


Esto hace inevitable partir del origen, El lobo es fundamentalmente carnívoro, incluyendo el pescado en las carnes habituales, aunque también puede completar su dieta con algo de fruta o de hierbas silvestres.


Al ser un animal cazador la mayoría de la carne que come es fresca y apenas desperdicia restos de su presa, pues es capaz de digerir huesos y pezuñas.



Y hablando de su dentadura que está también totalmente adaptada a la caza de presas, con su dentadura pueden desgarrar la carne y triturar hasta los huesos que forman parte su dieta.


Las vísceras al igual que la carne, son esenciales en su alimentación como fuente de vitaminas, de minerales y de ácidos grasos.


En la naturaleza la carne, es su mayor fuente de energía y de aportación de proteínas. Pero también complementa este alimento con frutas, hortalizas o pescado. Recuerda que hablamos de un cazador por lo tanto no tendrá problema con devorar su paso.


Los perros actuales tienen la posibilidad de digerir el almidón, algo que los lobos no pueden hacer; sin embargo la experiencia clínica de los últimos años ha llegado a evidenciar alteraciones digestivas en mayor proporción en los perros cuyas dietas incluyen algún tipo de cereal. Puede que ése fuera el momento en el que la alimentación del perro se empezó a diferenciarse de la dieta del los lobos.


Ahora ya sabemos que el sistema digestivo del perro está preparado para digerir sin problemas la carne, preferiblemente cruda, que es como la consumiría en el medio natural. También debemos señalar que algunas leyendas, como "la carne cruda hace a un perro más agresivo" es totalmente falso.


Cabe recalcarte algo de suma importancia y es que existen posibles parásitos y patógenos que pueden encontrarse en la carne cruda, por lo que será fundamental buscar alimentos que certifiquen su calidad. Así mismo, para asegurar totalmente que nuestro perro no pueda contraer infecciones por salmonela, E.coli o triquinosis, por ejemplo, podemos congelar la carne o marcarla levemente a la plancha antes de ofrecerla.


Un punto que no podemos dejar pasar es que dependiendo de la raza y tamaño del perro será adecuada el tipo de dieta que aporte los nutrientes necesarios es ideal buscar a un experto asesor, en BARF en México podemos asesorarte sin costo sobre la dieta adecuada para tu amigo fiel.


Finalmente señalar que, al final, será el mismo perro quién elegirá comer un producto u otro. Mientras que algunos perros se relamen al ver un pedazo de carne cruda, otros lo rechazarán con evidente cara de disgusto, algo que suele ocurrir en razas pequeñas, en perros ancianos, o en aquellos que no han sido acostumbrados desde cachorros.


Para ello es sumamente ir incorporando sus dietas naturales en pequeñas porciones agregándole día con día un aumento de porcentaje de la dieta natural y el resto de Los procesados hasta finalmente eliminarlos de su dieta.


¿Qué carne cruda le puedo dar a mi perro?


Res: Es la principal fuente de proteína que se usa en los perros, de forma natural y procesada en croquetas, si buscas la mejor carne para tu mascota, sin huesos y cocida esta es ideal.


Pollo: Probablemente es la proteína más común para su consumo, y de hecho, no solo es por el precio, y la proteína del pollo si es recomendada para los perros y su dieta, lo mejor es que ellos pueden consumir pollo de manera muy fácil y les gusta el sabor.

Ahora, la recomendación de los expertos es no abusar de esta proteína animal, al igual que en las personas, el consumo prolongado y diario del pollo puede ser dañino, esto por las hormonas que contiene.


Ternera: ofrece una dieta con alto contenido en zinc, lo que facilita la asimilación y el almacenamiento de la insulina, contribuye a la madurez sexual y ayuda en el proceso de crecimiento de nuestros cachorros. Además, el zinc de la carne de vacuno es beneficioso para el sistema inmunitario y la cicatrización de heridas, ayuda a metabolizar las proteínas, a combatir la fatiga e interviene en el transporte de la vitamina A a la retina.


Vísceras: Las vísceras son un componente muy importante de la dieta BARF y de la alimentación de nuestros perros y gatos. Los órganos internos (o vísceras) constituyen una bomba de nutrientes para el organismo de nuestros peludos gracias a la cantidad increíble de vitaminas, minerales, enzimas, ácidos grasos esenciales, antioxidantes y agua que aportan a su dieta.


Por otra parte, no olvides que a su dieta de carne le podemos aportar un 30% de vegetales para poder cumplir un máximo de nutrientes a su dieta natural.


"Los vegetales aportan fibra y nutrientes interesantes a la dieta de los canes", explica el nutricionista canino Carlos Alberto Gutiérrez. Algunos perros adoran los vegetales crudos, como las zanahorias, además de Acelgas y del (sin el tallo). También el can también puede comer verduras cocidas, como la espinacas y la calabaza estas ayudan a los animales con problemas digestivos o que padecen estreñimiento.

59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo